The DT's, "Filthy Habits" (Scatter Records, 2007)

Los DT’s basan su sonido en las grandes bandas de los 70 y en la época dorada del Soul. En los tiempos que corren, rendir cuentas a Etta James, AC/DC, Otis Redding, Faces o Ike and Tina Turner.

La banda tiene ante todo las ideas claras, no son unos jovencitos (andan por la cuarentena), no aspiran a ser grandes estrellas y lo único que pretenden es darlo todo en sus directos y sacar buenos discos. Sencillamente representan el Rock and Roll en estado puro, y ayudan a recuperar la inocencia y frescura perdidas.

Poco importa que Diana Young-Blanchard sea una explosiva cantante de hard-soul curtida en mil batallas desde finales de los ochenta, o que Dave Crider, aparte de efectivo y personal guitarrista, sea uno de los pilares básicos del underground durante los 90, ya sea como fundador del sello Estrus o integrante de una de las bandas de garage más importantes de los últimos años (Mono Men). 

Resulta conmovedor que tras muchos años en el mundo de la música, pateándose los escenarios de medio mundo, no hayan perdido ni pizca de intensidad, ofreciendo la misma entrega ante audiencias de 500 y 10 personas. Cada vez que descargan su poderío en directo van a por todas. No dan el 90%, es o todo o nada.

The DT’s llevan en activo desde 2001, y desde entonces han publicado unos cuantos discos, siendo “Filthy Habits” sin duda el mejor. Diez temas propios, a cada cual mejor, llenos de energía desbordante, con olor a gasolina, sabor a tequila y unos riffs que atraviesan la médula espinal. 

“April Holeso”, que abre el LP, es de los temas más potentes que he oído en tiempo, los riffs estilo James Williamson se funden con la voz de una cantante al rojo vivo. Si “Turn loose” evoca a los mejores Motorhead, “Sweet words” es una puesta al día del mejor blue-eyed soul tipo Dusty Springfield. 

La producción corre a cargo de Johnny Sangster yJack Endino; consiguen, en la medida de lo posible, llevar el sonido del directo a un estudio de grabación. Las guitarras suenan recias, las aportaciones esporádicas de teclados son acertadas, pero por encima, la tremenda voz de Diana Young deja mella en el oyente.

En un mundo ideal, el 90% de este disco serían éxitos absolutos, es un trabajo directo y adictivo, que gana con el tiempo.

Lista de temas:

1. April Holeso 
2. Mystified 
3. Freedom 
4. Crowfinger 
5. Turn Loose 
6. Red Eye 
7. Sweet Words 
8. Star Time 
9. Sugar Pie 
10. Lights Out

The DT's - "Filthy Habits" (CD)
$133,50
The DT's - "Filthy Habits" (CD) $133,50

The DT's, "Filthy Habits" (Scatter Records, 2007)

Los DT’s basan su sonido en las grandes bandas de los 70 y en la época dorada del Soul. En los tiempos que corren, rendir cuentas a Etta James, AC/DC, Otis Redding, Faces o Ike and Tina Turner.

La banda tiene ante todo las ideas claras, no son unos jovencitos (andan por la cuarentena), no aspiran a ser grandes estrellas y lo único que pretenden es darlo todo en sus directos y sacar buenos discos. Sencillamente representan el Rock and Roll en estado puro, y ayudan a recuperar la inocencia y frescura perdidas.

Poco importa que Diana Young-Blanchard sea una explosiva cantante de hard-soul curtida en mil batallas desde finales de los ochenta, o que Dave Crider, aparte de efectivo y personal guitarrista, sea uno de los pilares básicos del underground durante los 90, ya sea como fundador del sello Estrus o integrante de una de las bandas de garage más importantes de los últimos años (Mono Men). 

Resulta conmovedor que tras muchos años en el mundo de la música, pateándose los escenarios de medio mundo, no hayan perdido ni pizca de intensidad, ofreciendo la misma entrega ante audiencias de 500 y 10 personas. Cada vez que descargan su poderío en directo van a por todas. No dan el 90%, es o todo o nada.

The DT’s llevan en activo desde 2001, y desde entonces han publicado unos cuantos discos, siendo “Filthy Habits” sin duda el mejor. Diez temas propios, a cada cual mejor, llenos de energía desbordante, con olor a gasolina, sabor a tequila y unos riffs que atraviesan la médula espinal. 

“April Holeso”, que abre el LP, es de los temas más potentes que he oído en tiempo, los riffs estilo James Williamson se funden con la voz de una cantante al rojo vivo. Si “Turn loose” evoca a los mejores Motorhead, “Sweet words” es una puesta al día del mejor blue-eyed soul tipo Dusty Springfield. 

La producción corre a cargo de Johnny Sangster yJack Endino; consiguen, en la medida de lo posible, llevar el sonido del directo a un estudio de grabación. Las guitarras suenan recias, las aportaciones esporádicas de teclados son acertadas, pero por encima, la tremenda voz de Diana Young deja mella en el oyente.

En un mundo ideal, el 90% de este disco serían éxitos absolutos, es un trabajo directo y adictivo, que gana con el tiempo.

Lista de temas:

1. April Holeso 
2. Mystified 
3. Freedom 
4. Crowfinger 
5. Turn Loose 
6. Red Eye 
7. Sweet Words 
8. Star Time 
9. Sugar Pie 
10. Lights Out